top of page

Tu Trabajo puede causarte desregulación emocional

El mundo laboral para muchas personas es muy complejo y puede llegar el punto de inflexión para generar dolor, hablemos de este tema.


Desregulación emocional ocurre cuando las emociones se desbordan o se salen del control de una persona y puede ser generado o detonado por múltiples factores, uno de ellos es del trabajo.

Cuando de niños pensábamos en qué queríamos ser de grandes, las ideas iban desde ser doctor, bombero, maestra hasta astronauta… pero nunca pensábamos en las partes “feas” del trabajo como cuando no tenemos ganas de ir, cuando ya sentimos que no hay reto, cuando el salario no me alcanza o cuando el ambiente laboral es menos que ideal…


Hoy te hablaré de un fenómeno que está ocurriendo en nuestra sociedad actual que está impactando a muchas personas a nivel mundial que tiene que ver con el trabajo.


 

HOY EN 10 MINUTOS O MENOS APRENDERÁS…

  • El trauma laboral

  • Expectativas versus realidad de la vida adulta

  • Video: Hemos normalizado el trabajar infelices


 


El Trauma Laboral


El trauma se genera cuando un evento difícil genera mucho dolor para una persona y esta no tiene las herramientas para procesar el dolor.


Normalmente cuando pensamos en trauma, pensamos en violaciones o guerras… pero puede llegar a ser traumático el querer realizar una profesión y no tener los recursos económicos para estudiarla o el querer llegar a cierto rango profesional por muchas años y nunca alcanzarlo o que lo que esperabas vivir en tu profesión es muy alejado de la realidad.


Ahora, miremos estos escenarios.


Antes, la mayoría de los hijos seguían la guía de los padres con relación a qué estudiar o en qué trabajar y el hecho de cumplir con el mandato familiar generaba bienestar emocional.


Con el paso del tiempo, los jóvenes fueron planteando más y más la necesidad de hacer algo por ellos mismos, que muchas veces no tenía nada que ver con las expectativas de sus familias.


De ahí se origina la idea de “hacer lo que me hace feliz” (aunque desde la fantasía claro está, porque nunca lo habían hecho).

Más recientemente esa fantasía de “hacer lo que me hace feliz” pasó de voy a estudiar administración aunque mis padres son abogados, a “no quiero trabajar” o “quiero trabajar desde casa cuando tengo ganas” (o variaciones de este mismo concepto).

Un poco esta idea ha surgido por varios factores:


  • Frustración de ver el alto costo de vida y las pocas oportunidades bien remuneradas.

  • El no estar de acuerdo con la cantidad de tiempo que uno intercambia por un salario, habiendo otras áreas de su vida de las que quiere ocuparse.

  • El no interés de comprar una vivienda, un vehículo o tener hijos.

  • Enfocarse más en vivir experiencias, desde la nomadismo.

  • La incongruencia que encuentran entre el tiempo y costo invertido en el sistema educativo versus el retorno recibido.

Si unimos todas las ideas podemos estar frente a un trauma laboral, inadvertido. En donde nosotros pensamos que las nuevas generaciones son “desadaptadas” o “rebeldes”, sin considerar que pueden haber sufrido trauma (dolor) con relación a la realidad versus la expectativa. Este choque puede generar en muchas personas desregulación emocional como con ansiedad, frustración, enojo, depresión, etc.
Trauma Laboral
Trauma Laboral

Expectativa versus Realidad de la vida adulta


Para muchas personas, sobre todo en sus veintes y treintas, el choque de la vida joven con pocas responsabilidades versus la vida adulta es muy fuerte.


En la juventud (para los que tuvieron esta dicha) la mayor preocupación era la salida con amigos y la tarea de matemáticas. No se pensaba en qué habría para la cena, las cuentas por pagar o la limpieza de la casa, un adulto se ocupó de eso.


Luego esa población joven entra en un mundo académico-laboral en la que por más de 17 años estudia para finalmente obtener un título y que le paguen salario mínimo!!!


Obvio la matemática no da y genera un posible escenario traumático y mucho dolor.

Aparece un autocuestionamiento y cuestionamiento de todo el sistema educativo y laboral. Frente a esto negación, apatía… y “yo quiero ser feliz y no quiero trabajar”.

Ni hablar de las demás responsabilidades de la adultez como pagar cosas, ocuparse de la casa, hacer comida, cuidar a otros, poco tiempo para uno y correr todo el tiempo… ni hablar, esto parece un mal trato!


Hasta aquí puede ser que te preguntes, ¿esto es doloroso realmente?, ¿esto puede generar trauma?

Pues, dependiendo de la situación, sí.

Para quien se esforzó por años por llegar a lograr algo y no lo está logrando, sí.


Video: Hemos normalizado el trabajar infelices


Luego, no solamente está el hecho de que pude haber estudiado lo que podía y no lo quería o que tengo el trabajo que puedo y no el que quiero, también apareció desde hace muy poco el anhelo de ser emprendedor (para así “ser feliz y no trabajar”) y nuestro cerebro puede entrar en una verdadera desregulación frente a este tema.


Parece que ahora a todos los emprendedores, youtubers o influencers les va BOMBA! Y yo estoy el esclavo número 25,000 que tiene que marcar, manejar a la oficina y sólo tiene 30 días de vacaciones al año.


En el siguiente video te explico:

  1. La nueva narrativa social con relación al trabajo de 8 a 5.

  2. Tres ejercicios para encontrar felicidad en tu actividad laboral.



 

Si crees que el tema laboral representa un evento traumático o doloroso en tu vida, es importante que te eduques más sobre el impacto sobre ti, te comparto:


 

Wanda Bennasar

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta Sistémica y de Trauma (EMDR)

Contacto: wbennasar@gmail.com / +507 6679-2006 (Panamá)





Comments


bottom of page