top of page

Impacto de los Traumas en la Infancia

Si tienes entre 30 y 70 años mayormente vienes con una GRAN carga de traumas que sufriste en tu infancia, ya que sea que ocurrieron en casa o en tu entorno. Te hablo de cómo impactan en la infancia.


¿Qué dice la ciencia?


El primer estudio científico que se realizo sobre eventos traumáticos ocurridos en la infancia fue llevado a cabo por el Doctor Kaiser Permanente en Estados Unidos. Este estudio se hizo entre 1995 y 1997 y se utilizó una muestra de más de 17,000 personas.


Puedes leer el estudio completo en este enlace.


El estudio tenía como finalidad encontrar cómo los eventos adversos que un niño o niña había experimentado en su infancia repercutían en su salud en la adultez.


Estos eventos adversos se dividieron en tres grupos: abuso, negligencia y situaciones retadoras o difíciles en el hogar.

  • En la categoría de abuso se incluye: abuso emocional, físico y sexual.

  • En la categoría de situaciones retadores del hogar se incluye: violencia contra la madre del niño/a, abuso de sustancias, enfermedades mentales, separación de los padres y familiar encarcelado.

  • En la categoría de negligencia se incluye: negligencia física y emocional.


Los resultados fueron ABRUMADORES!


Se encontró que sólo el 36% de los participantes del estudio no habían sufrido ningún evento adverso de esas categorías – vale mencionar que esto no incluye posibles temas que hayan afectado a las personas como bullying, despidos, abortos, dificultades económicas, etc. (con lo cual podemos deducir que sí hubiesen sufrido algo en algún momento).
El estudio reveló que la mayoría de la población 64% había sufrido uno o más de los eventos adversos descritos en el estudio.

Si hasta aquí este contenido es de valor para ti y quieres criar hijos libres de traumas emocionales te invito a suscribirte al Newsletter Psicología para Padres:




Impacto de los Traumas en la Infancia
Impacto de los Traumas en la Infancia

Ahora, ¿Cómo esos Traumas afectaron en la Infancia?


Los niños a diferencia de los adultos tienen formas diferentes de expresar el dolor, la tristeza, la frustración o la molestia.


Como su vocabulario no es tan avanzado o no tiene alto nivel de abstracción, poner las emociones en palabras a veces es difícil, con lo cual suelen utilizar estos mecanismos para manejar sus emociones:

  • Conducta disruptiva en colegio o casa (o amabas)

  • Desregulación emocional: dificultad para manejar sus emociones, pataletas, rabietas, llanto, etc.

  • Aislamiento social: no querer participar en actividades o tener amigos.

  • Cambio en sus hábitos: dejar de comer, comer más, no dormir, dejar de dormir, dejar de interesarse por cosas que antes le gustaban, etc.

  • Malas calificaciones: dificultades para prestar atención (o falta de interés).

  • Síntomas físicos: estreñimiento o diarrea, dolor de cabeza, dolor abdominal, ganas de vomitar, etc.

Esto significa que socialmente le vamos poniendo etiquetas a los niños como “es mal estudiante” o “es mal portado”, “siempre inventa una enfermedad para no ir al colegio”… y al no saber que puede haber sufrido o está sufriendo un evento traumático lo ignoramos, lo descalificamos e invalidamos sus emociones.


¿Cómo lo empezamos a manejarlo mejor?

  • Entiendo que los eventos adversos (traumas) causan daño real en el ser humano.

  • Lo niños son muy vulnerables a sus efectos, porque aún no tienen suficientes herramientas emocionales para lidiar con temas complejos.

  • Validando sus emociones.

  • Acompañándolos a sanar y dándoles seguridad.


Si esta información te parece de utilidad, te invito a seguirme en redes sociales en donde comparto contenido de valor diariamente:


 

Wanda Bennasar

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta de Trauma – Medicina Integrativa para Salud Mental

Contacto: wbennasar@gmail.com / +507 6679-2006 (Panamá)


bottom of page