Search
  • Wanda Bennasar

Tus gritos a tus hijos, ¿ya no son tan efectivos como antes?

De repente tienes un tiempo preguntándote por qué las técnicas que antes te han sido de utilidad como gritar, regañar, castigar y hasta pegar ya han perdido afectividad, en la medida en que tus hijos han crecido o tú te has cansado por las presiones de la vida.



La realidad es que ni los gritos, ni los regaños, ni los castigos ni los golpes son una forma efectiva de crianza y en el pasado pudieron “funcionar” porque tus hijos eran más susceptibles, más pequeños y vulnerables. Ahora posiblemente tienes unos hijos mayores (con ciertos temores y desapegos hacia ti) pero con mayor tamaño y edad, lo que hace que puedan revelarse contra tu forma de crianza.


Ahora bien, ¿qué funciona?


Funciona conocer a tu hijo. Entender a tu hijo. Leer las necesidades de tu hijo. Escuchar lo que quiero, desea y requiere para estar bien.


¿Cómo cambiar un viejo hábito?


Lo primero es modelarle a tu hijo que tú estás en control de tus emociones, que puedes regularte (mantenerte en calma) cuando las cosas se ponen difíciles para ti. Si tú gritas y pegas cuando algo se sale de tu control, tu hijo aprenderá a hacer lo mismo. Es decir, que la base es estar calmado en cada situación para que aprendan a enfrentar la vida de la misma forma.


Lo segundo es estar. Estar no sólo requiere de tu presencia física y tu tiempo, sino verdaderamente estar presente en el momento. Cuando estés en casa procura que tu relación no sólo sea sobre las tareas que tiene que hacer o las cosas que “ha hecho mal” (como: no recogiste los juguetes, regaste la leche, etc.); procura que tu relación sea sobre disfrutar el tiempo juntos, en las comidas en familia, jugando juntos, conversando, paseando y haciendo actividades que ambos disfruten.


Lo tercero es amar y demostrar el amor. Amas a tu hijo cuando demuestras que estás interesado en los tema a él/ella le interesan, cuando te enganchas con sus historias y le dejas saber en todo momento que lo amas; ese amor hay que demostrarlo físicamente para que tu hijo pueda tener seguridad que es verdad que es amado (dile todos los días cuánto lo amas, abrázalo y bésalo).


¿Cómo reconectarte con tus hijos?


Generar un cambio requiere empezar, y empiezas por ti. Si piensas en el hecho de que tú nunca podrás cambiar la forma de actuar de otros con tus palabras y en cambio sí podrás generar un cambio a partir de lo que hagas, si hoy decides regular tus emociones, estar presente para tus hijos y demostrar amor ya habrás comenzado un camino para reconectarte con ellos.


Wanda Bennasar

Psicóloga Clínica Infanto-Juvenil (c)

Estudios de Postgrado en Terapia Familiar

Educadora de Padres en Disciplina Positiva

0 views

Para agendar citas:

wbennasar@gmail.com

 

Tel/Whatsapp: 6679-2006

Direccion:

Panama, Ciudad de Panama

Paitilla, RBS Tower,

Piso 8, Ofic 806

  • Instagram Social Icon
Solicitar una Cita