Tu comida te puede causar depresión

En el artículo científico “Evidencia de la importancia de los hábitos alimenticios en relación con síntomas de depresión y depresión” publicado en marzo de 2020 en NCBI, se encontró un incremento en el riesgo de depresión asociado al alto consumo de alimentos procesados en la dieta de los participantes. De igual forma se encontró que la ingesta de comidas pro-inflamación está asociada con un aumento significativo en el riesgo de desarrollar síntomas de depresión.


Esta investigación es muy importante porque es una revisión sistemática de 20 artículos científicos que estudiaban con diferentes poblaciones el vínculo entre alimentación y depresión, con lo cual la conclusión es significativa.


Cuando hablamos de comida procesada o comida que proceso inflamación esto significa alimentos que han sido fabricados en algún lugar y los consumimos en un empaque con fecha de caducidad. Esto abarca todo lo que no venga de la naturaleza…. sí la lista es interminable, desde alimentos con harina, azúcar, grasas, fritos, embutidos, lácteos, etc.


Todos estos alimentos han aparecido en nuestras culturas occidentales para acompañar nuestro estilo de vida ajetreado sin tiempo para sembrar ni cocinar y de alguna función han tenido una función de “soporte y ayuda” en las familias. Si piensas en tus hijos, los juguitos, las galletitas y los sandwiches vinieron a llenar un espacio en sus loncheras sin que implique quitarte del poco tiempo que te queda luego de trabajar todo el día.


Si piensas en ti, las comidas congeladas, los snacks empacados y las latas te han ayudado a la hora de preparar cenas para tu familia en el menor tiempo posible, para que puedas descansar y tener más tiempo de calidad con los tuyos.


A pesar de lo fantástico que suena, hoy en día ya sabemos que ese “shortcut” o camino fácil vino con un precio importante para nuestra salud. No sólo para nuestra salud física, en la que nos produjo diabetes, presión alta, aumento de peso, sistemas inmunológicos débiles y otros; sino a que a nivel de salud mental ha contribuido a tener mayor riesgo de desarrollar depresión.


Las opciones que tenemos en las manos es seguir por el mismo camino pero con total conciencia de las consecuencias para nosotros y nuestras familias (y de nuevo, cada uno tiene el derecho de decidir lo que quiere hacer) o tomas la ruta de mayor esfuerzo y que requiere más colaboración de todos y planificación como dejar de comprar procesados, aumentar el consumo de frutas, granos y vegetales, cocinar todo en casa, hacer “meal prep” para que tengas los alimentos pre-cortados y pre-hechos en la semana pero por ustedes mismos.


Te recomiendo tomar esta información, investigar más y decidir qué es lo más adecuado para tu familia. Aquí puedes leer el artículo completo




Wanda Bennasar

Psicóloga Clínica


1 view0 comments

Recent Posts

See All