¿Por qué no puedo ser constante?

Muchas veces a lo largo de nuestras vida nos ponemos metas que queremos lograr como tener una rutina semanal de ejercicio, seguir las rutinas en casa con nuestros hijos, leer libros o cualquiera sea el tema de nuestro interés o incluso a veces no es de nuestro interés pero debemos hacerlo por orden médica o porque sabemos que es algo muy bueno para nosotros, sin embargo nos cuesta un mundo poder empezar y mucho menos mantenernos.


La constancia, que es el tema en cuestión, es la capacidad de realizar una conducta de forma repetitiva a lo largo del tiempo y para llegar a ser constantes en algo deben estar presentes ciertos elementos que no siempre están. Por ejemplo, piensa un minuto en qué cosas si logras hacer de forma repetitiva …. ver series, salir con tus amigos, comprar cosas lindas, etc.


¿Qué tienen esas actividades en común?


Primero nunca son forzadas, es decir que tú las haces por el placer de realizarlas porque te hace sentir bien contigo mismo y no porque tienes que hacerlas, con lo cual entra el factor afectivo en juego. Nosotros repetimos conductas que nos hacen sentirnos felices porque nuestro cerebro produce hormonas de felicidad como la oxitocina, endorfinas, dopamina, serotonina y nos empuja a repetir estas mismas conductas para obtener la misma sensación.


Ahora bien, si pensamos en actividades que queremos incorporar y mantenernos constantes debemos conectarlas con la emoción, debemos encontrar la forma de asociarlas al plano afectivo para que estos neurotransmisores se encarguen de darnos el empujón que necesitamos para mantenernos.


Por ejemplo, el hacer un deporte con amigos me empuja a continuar por el tema social, el pintar sobre el holocausto me empuja a seguir pintando porque el tema es de mi interés y tiene contenido emocional si me identifico con esta catástrofe humana, el leer sobre biografías de personas que se asemejan a mi historia familiar me hace sentir como en casa.


¿Qué otro elemento debo incorporar para garantizar el éxito?


El último elemento importante a incorporar para ser constante es mi curiosidad. Si logro elegir temas o aspectos de un tema que despierten la curiosidad en mí, será un motor que impulse la sed de saber más.


Por ejemplo, si me gusta mucho el tema de saber cómo los juegos de mesa pueden impactar de forma positiva el aprendizaje de una persona puede buscar formas de armar juegos para mis hijos o comprarlos y aplicarlos en casa. O si por ejemplo un tema que me da mucha curiosidad es cómo la gente puede sentirse tan relajada haciendo yoga, voy y lo intento para lograr ese mismo nivel de relajamiento.


En conclusión, para lograr mayor nivel de constancia en las actividades que deseas debes incorporar elementos afectivos -emoción- y tu curiosidad.



Wanda Bennasar

Psicologa Clinica

4 views

Información de contacto:

WhatsApp:(+507) 6679-2006

Email: wbennasar@gmail.com

  • YouTube
  • Instagram