Mi hijo esta chiquito, no se da cuenta de lo que pasa

Updated: Oct 26

Cuando creemos que las cosas que pasan en la familia o alrededor de nuestros hijos no son notadas por su corta edad.



Existe esta percepción incorrecta de que porque nuestros hijos son chiquitos (desde el 1er dia de vida hasta más o menos los 7 años) sentimos o pensamos que no recordarán temas importantes que pasan alrededor de ellos como peleas, separaciones, mudanzas, muertes, temas de salud mental, problemas económicos, entre otros.


Si bien es cierto que los niños no saben lo que está pasando en su totalidad, porque no se les da la información y no tienen el suficiente desarrollo cognitivo para procesarlo, si saben que algo alrededor pasa y lo saben desde el sentir la emoción de los demás, los estilos de comunicación (tonos, gestos, dejar de hablar, evitar, etc.) y la tensión o la armonía del ambiente en el hogar. También los cambios físicos como vivir en otro lugar, cambiar su rutina o dejar de ver a una persona querida son indicadores para ellos de que ha habido un cambio.

Así como la ciencia ha revelado que a los 8 meses los bebés ya pueden escuchar los sonidos externos desde el vientre de la madre y por eso mucha gente elige ponerles música, de la misma forma el bebe siente todo el mundo emocional de la madre, sus estados de ánimos y como está en general. Ahora bien, desde que nace de igual forma siente a través del contacto en la piel, de los tonos de voz, de que sus demandas de atención/afecto son cubiertas o no, entre otros.


Para ellos que no entienden en su totalidad lo que pasa, ¿cómo lo viven?


Lo viven desde lo seguro o inseguro. Todo cambio para un ser humano implica incomodidad e inseguridad por lo desconocido, esto es igual para los bebés y los niños.


Si los padres gritan o pelean, las dinámicas de la casa cambia, se mudan, hay cambio de colegio, hay tensión por problemas económicos, fallece alguien y deja de verlo (adicional a la tristeza de los padres), si las personas que lo rodean tiene problemas de salud mental (ansiedad, depresión, etc.). Todos estas situaciones que representan cambios, generan inseguridad.


La inseguridad a su vez desencadena otras conductas que buscan generar seguridad como por ejemplo tratar de llamar más la atención de los padres, tener conductas de regresión (un hito que ya cumplia lo pierde -como ir al baño solo, comer solo, vestirse solo, estudiar solo, etc. -), busca volver a dormir en un lugar seguro como en la cama de los padres; aunado a cambios en la expresión de emociones, pudiendo estar más irritable, lloroso, molesto, entre otros.


¿Qué podemos hacer frente a los cambios para proveer seguridad?

  • Siempre hablar de lo que pasa, desde los 2 años los niños con palabras sencillas ya pueden entender temas como muertes, mudanzas, etc.

  • Proveer elementos conocidos frente al cambio. Si se cambia de casa que su cuarto tenga sus juguetes y participe en el proceso de organizar todo. Si se cambia de colegio que lleve sus cosas viejas (mochila, lonchera, etc.) y que antes conozca el colegio, la maestra, hablarle de lo que bueno de este colegio, etc.

  • Si algún padre está sufriendo algún trastorno de salud mental y no puede dedicarle tanto tiempo en este momento, sería importante contar con el apoyo de otros adultos que puedan hacer esa función para el niño y dedicarle tiempo. Siempre explicar que papá o mamá no se sienten bien y cuando estén mejor pasarán más tiempo juntos.


Wanda Bennasar

Psicologa Clinica

0 views

Información de contacto:

WhatsApp:(+507) 6679-2006

Email: wbennasar@gmail.com

  • YouTube
  • Instagram