¿Mi hijo es ansioso o soy yo?

En algunas ocasiones puedes notar que tu hijo muestra ciertos rasgos de ansiedad como morderse las uñas, morderse el labio, mover mucho las piernas, decir con frecuencia que se preocupa sobre algo, dolor de estómago o cabeza, sentir que no puede respirar o se marea, etc.


Pero por otro lado también es frecuente que algún miembro de la familia de este niño -papá, mamá u otro cuidador- le cueste manejar ciertas situaciones y también se sienta ansioso (aunque no siempre lo diga o sea evidente). Con lo cual surge la duda de ¿esto es sólo algo que le pasa a mi hijo, es aprendido, es producido por nosotros?


¿De dónde sale la ansiedad?


Resulta ser que la ansiedad es parte de nuestro sistema nervioso como una función de alerta para nuestra propia supervivencia. Es decir, todos los seres humanos estamos programados para tener picos de ansiedad, que se traducen en síntomas físicos, una vez que nos encontramos frente a un estresor o una situación de peligro.


Esto quiere decir que tiene un componente genético pero también la respuesta de ansiedad frente a ciertos estímulos se aprende. Por ejemplo, para algunas familias el tener que hacer un viaje al interior y organizar maletas, preparar el carro y demás, puede ser muy estresante y hace que los padres muestren signos de ansiedad como sudoración, dolor de estómago, hablar sobre su preocupación, etc. pero puede ser que para otra familia sea muy divertido y emocionante!


Significa que sí, la tendencia a la ansiedad como mecanismos de supervivencia existe pero aparecerá con más frecuencia en las situaciones y escenarios que nosotros como padres enseñemos -modelando- que “hay que ponernos ansiosos porque es una situación de peligro o riesgo”


Intervenir en la respuesta de ansiedad


Para minimizar el comportamiento ansioso de tu hijo es importante que tú te mires a ti mismo y puedas darte cuenta de aquellas situaciones que te provocan ansiedad porque de alguna forma tu hijo está mirando-aprendiendo que esta situación es peligrosa y por ende esta es la forma correcta de actuar.


Una vez lo identifiques es importante trabajar en tu respuesta ansiosa, para que tu mismo te sientas mejor y tengas herramientas para lidiar con ello, y sólo modelar una conducta de alerta cuando haya un peligro real que amenaza contra su vida, por ejemplo.



Wanda Bennasar

Psicologa Clinica

3 views

Información de contacto:

WhatsApp:(+507) 6679-2006

Email: wbennasar@gmail.com

  • YouTube
  • Instagram