top of page

Dejar ir una relación...

Muchas personas sufren el no poder dejar ir una relación vieja, y este no poder soltar genera mucho dolor emocional. Te guío en qué hacer.


Cuando hablamos de dejar ir una relación esto incluye a ex-parejas, una persona muy querida que ha fallecido o una fantasía de una relación que no se dió.


Estos tres escenarios para la mente son igual de reales y pueden llegar a ser igual de dolorosos si no soltamos.


 

HOY EN 10 MINUTOS O MENOS APRENDERÁS…

  • Por qué no podemos dejar ir una relación

  • Cuáles son las consecuencias de aferrarme

  • Pasos para soltar la relación

  • E-BOOK GRATIS Maneja tus Emociones

 

POR QUÉ NO PODEMOS DEJAR IR UNA RELACIÓN


Dejar una relación implica sufrir, es un duelo.


Cuando yo termino una relación (o me terminan) o la persona fallece o la fantasía de estar con alguien que yo quisiera se disipa; me enfrento con una realidad que puede llegar a ser muy dolorosa.


Entonces el cerebro usa un mecanismo de defensa para protegerte que se llama NEGACIÓN.


Cuando yo niego la realidad, me aferro a lo viejo (o a la fantasía), sigo teniendo conversaciones y “vivencias” con esa persona, todo en mi mente, porque mi cerebro NO PUEDE distinguir si está en el momento presente, si está soñando o se lo está imaginando. Para el cerebro todo es igual y se siente real.


Entonces al permitirle a mi mente crear estos escenarios y conversaciones, de alguna forma MANTENGO esa relación con el propósito de no sufrir la realidad de la pérdida.


¿Vivir así no produce dolor?

Si es doloroso mantener una relación que ya no existe pero ese dolor es menor que el real. El real implica el cierre total, al terminación total, de esa relación. Mientras que si sigue en mi mente, aún está vivo de alguna forma.

Dejar ir una relación
Dejar ir una relación


Si hasta aquí este contenido es de valor para ti y quieres trabajar en tu Salud Mental, suscríbete!


¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE AFERRARME?


Como para la mente lo que crees es igual de real que la realidad, el aferrarte no te permite vivir en el presente ni construir un futuro real.


Este mecanismo de defensa (cuya función es protegerte) te puede terminar haciendo muchísimo daño porque no te permitirá avanzar en el plano real y tu vida se quedará estancada.

Estas son algunas de las consecuencias que podrás sufrir si no sueltas esa relación:

  • No se logra sanar la herida y estará abierta y “sangrando” con cada detonador que se presente.

  • No puedo abrir espacio a nuevas relaciones y experiencias de vida, porque mi mirada está puesta en el pasado.

  • Me impido sentir el dolor real y lo maquillo con el dolor de la negación, por miedo a que sea tan terrible que no lo pueda soportar (cosa que no pasará).

Con lo cual, tu Yo Adulto NO está en control de la situación, no puede pasar por el proceso de duelo, sino que otra parte tuya (más joven) está decidiendo quedarse en el pasado.


 

Miremos en ejemplos concretos que puede pasar:


  • Si me cuesta olvidarme de una ex-pareja, mi vida girará en torno a lo que la persona hace (porque lo puedo ver en internet) y las conversaciones imaginarias en mi mente con esa persona. Me la pasaré extrañando y sufriendo por no ser aceptado y no podré estar disponible emocionalmente para nuevas posibles parejas que puedan llegar a darme felicidad.

  • Si me cuesta dejar ir a un ser querido fallecido, cada persona tiene su ritmo y tiempos para el duelo pero si decido no hacerlo y simplemente seguir “como si nada”, no sufro la pérdida y hago que nada está pasando habrá un estancamiento y el duelo se enquista (no se sana). Esto hará que no haya cambios en de rol en la familia (como debe ocurrir) ni que yo pueda permitirme aprender a vivir sin esta persona de forma física; a la vez que los detonadores no dejarán de aparecer.

  • Si me cuesta dejar ir la fantasía de una relación que no se dio. Me quedaré congelado en el tiempo creando más escenarios no reales sobre la posible felicidad que pude haber tenido sin darme cuenta que no es real en mi vida y que si aparece alguien más que pueda darme felicidad no me doy cuenta porque estoy metido en mi mente.


 

PASOS PARA SOLTAR LA RELACIÓN


  1. Lo primero es saber que ya se acabó. Aceptar la realidad es el paso más doloroso porque la realidad es concreta, depende del otro o de factores externos y yo no la puedo cambiar. Aceptar es despedirse y recordarle a mi mente, cada vez que cree los escenarios de película, que no es real y traer la cabeza al momento presente.

  2. Apreciar lo que sí tengo y no darle peso a lo “que me falta”. Nuestra mente tiende a subestimar lo que tenemos y vive en búsqueda de “llenar” el vacío de lo que no tiene. Luego de aceptar la realidad, si pasas tiempo notando y escribiendo lo que sí tienes, lo que “falta” perderá su espacio.

  3. Redirige tu conducta. Si te da por espiar a tu ex o no decirle a la gente que alguien ha fallecido o seguir fantaseando con la relación que no se dio debo redirigir mi conducta hacia lo sano. Es decir, bloquear a mi ex para no ver nada, comunicar el fallecimiento de mi familiar y despertar de las fantasías.

  4. Nota la exageración de tu mente. Cuando la mente piensa en lo que no tiene, lo IDEALIZA. Te apuesto que te cuesta pensar en por qué dejaste a tu ex o las cosas malas que hizo el fallecido o los defectos del amor fantaseado. Es porque además de negar la realidad tu mente la distorsiona. Mira como te crea los escenarios de película y tu te aferras a la idea de perfección, pero nadie nunca es perfecto.

 

E-BOOK GRATIS: MANEJA TUS EMOCIONES

He creado este E-Book para que pueda aprender a manejar tus emociones y que este proceso de soltar y otros, te sean más sencillos.

 

Wanda Bennasar

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta Sistémica y de Trauma (EMDR)

Contacto: wbennasar@gmail.com / +507 6679-2006 (Panamá)



bottom of page