Con Disciplina Positiva no te hacen caso

Esta es una frase común que usan múltiples padres que han escuchado algo con relación a disciplina positiva y tienen pensamientos preconcebidos sobre cómo funciona y qué implica este sistema de crianza. Lastimosamente también viene acompañado de miedo de no poder hacerlo e incredulidad porque sus propias infancias eran carentes de padres contenedores y amorosos y por el contrario la norma era la agresión en casa.

Para romper con este concepto me permito aclarar los siguientes puntos:


1.La crianza sin violencia tiene muchos años de investigación científica lo que ha arrojado maravillosos resultados a largo plazo, no sólo para el niño que se termina convirtiendo en un adulto con un alto nivel de autoestima y amor propio sino por la relación que se forma entre cuidadores y niños que termina siendo un vínculo muy fuerte.


2. “Disciplina positiva” es un término al igual que otros como “Crianza con Amor”, “Crianza con Apego” o “Crianza Respetuosa”. Todas hablan desde la misma filosofía, criar con amor y sin agresión.


3. Criar con amor no significa de ninguna forma que los niños hacen “lo que les da la gana” como muchas veces se piensa. Este sistema implica establecer límites claros y consecuencias lógicas -que no son gritos ni golpes-, pero siempre se hace desde el respeto al niño.


4. Para poder lograr la meta de criar con respeto el mayor trabajo está puesto en los padres y no se ve al niño como “malo” o que “hay que corregirlo”. El énfasis es en que el adulto se autorregule -un mejor control de sus propias emociones- y modele ciertas conductas y actitudes ideales para que su hijo las replique, lo que implica un real compromiso e involucramiento de las familias para mejorar ciertos aspectos de sí mismos.


Después de aclarar estos aspectos es importante mencionar que no es una ruta fácil, siempre es más fácil no tener que respirar, tener paciencia y autorregular mi emoción y simplemente hacer una pataleta de adulto - gritar, pegar, tirar cosas, etc.-


Este modelo habla de que para tener adultos sanos que puedan ser capaces de manejar su mundo emocional yo como figura parental tengo que dar el ejemplo, tengo que modelar y luego tengo que contener la emoción de mi hijo. Tengo que establecer rutinas, reglas, límites, consecuencias lógicas y en el tiempo y con la constancia los niños manejan sus emociones, se podrán autorregular, aprendrán hábitos, respetarán a sus padres, podrán tomar decisiones por sí mismos y serán adultos de un alto grado de funcionamiento social y con una salud mental impecable.


Wanda Bennasar

Psicóloga Clínica


11 views0 comments

Información de contacto:

WhatsApp:(+507) 6679-2006

Email: wbennasar@gmail.com

  • YouTube
  • Instagram